El lanzamiento de Nintendo Switch viene acompañado de uno de los pilares de la compañía.
The Legend of Zelda Breath of the Wild, es uno de los pocos juegos disponibles a la fecha para el nuevo sistema y tiene por misión el cautivarnos para adquirir el aparato.

Sin necesidad de ser muy crítico hay que reconocer que el juego es soberbio, un mundo exquisitamente diseñado, con una historia que nos sitúa despertando de un largo sueño de 100 años y nos invita a explorar para encontrar respuestas a las ruinas y poderosos enemigos que encontrarás.

Sin embargo, es un juego que esperábamos para Nintendo Wii U. Su lanzamiento se ha realizado en forma simultánea para ambos sistemas, y a pesar de la pequeña diferencia gráfica entre las versiones, el rendimiento de BOTW es superior en la consola antigua, se han detectado diferencias de framerates que dejan en mal pie a la Nintendo Switch.

En el juego encontrarán lo que acostumbramos a tener en cada Zelda, acertijos, un repertorio de armas que irá desde un palo que puedas cortar del bosque hasta la mítica Master Sword, y una serie de opciones completamente novedosas. La nueva aventura de Zelda toma elementos de otros títulos del género RPG y ahora deberás preocuparte de si Link tiene frio o calor, si se cansa al correr y de darle de comer para aumentar su rendimiento, lo que no será complejo ya que el aventurero aprendió a cocinar.

La crítica mundial se ha rendido ante este nuevo Zelda, y con justa razón, pues es un candidato seguro al juego del año, pero su calidad final en la nueva consola no justifica del todo la compra de la Nintendo Switch, a menos que quieras aprovechar su portabildad. Sabemos que tu alma de “early adopter” te obliga a tenerla, pero por ahora, al menos por los juegos, es conveniente esperar un poco.

Nos queda mucho por descubrir en Nintendo Switch, y probablemente la tengamos en otro video de nuestro canal, donde repasamos lo más destacado de tecnología y tendencias en un, dos, trend!