A decir verdad, siempre ha sido recomendable que los usuarios de PlayStation actualicen sus consolas a la última versión del software, sin embargo, esta vez se han encendido las alarmas producto de que varios usuarios reportan que han presentado algunos problemas tras la instalación de la nueva versión del programa.

Entre lo comentado, se dice que algunos han visto problemas en sus equipos como, reinicios, errores de red, funcionamiento lento, bloqueos de los mandos, PlayStation Store inaccesible e incluso, crasheos, los cuales se han comenzado a registrar desde que se lanzó la nueva actualización el pasado 15 de septiembre.

El problema que ha sido nombrado como firmware 9.00 se ha hecho presente en varias partes del mundo, por lo que se aconseja no instalarlo.

Desde Sony, aún no existen novedades, de hecho, la actualización no ha sido siquiera bajada de la plataforma, por lo que ahora, solo queda esperar y no instalar nada.