¿Comienzas tu búsqueda de una nueva lavadora y te confunden tantos detalles que ofrecen?

Con esta guía intentaremos ayudarte a centrarte en las características más importantes y cuales te convienen dependiendo de tus necesidades.

Seguramente, desde que adquiriste tu última lavadora, el mercado haya cambiado mucho, por lo que es normal que estés un poco desorientado. Las lavadoras se encuentran en el grupo de electrodomésticos que más han evolucionado en los últimos años, agregando diversas funciones con el tiempo.

A continuación te mostramos una lista de modelos que varían en funciones y precios, para que puedas tomar una decisión mas informada:

Lavadoras de carga frontal 

Hoy en día gran cantidad de hogares cuentan con una lavadora, aunque recientemente los locales de lavado de ropa están en auge para ahorrarles a muchos el espacio y luz que usan estas.

Una gran de usuarios que poseen lavadoras en sus casas, prefieren las de tipo carga frontal, ya que se consideran las más eficientes a la hora de funcionar.

Estas suelen tener una mayor capacidad de carga, programas automatizados mucho más avanzados para lavar y utilizan una menor cantidad de agua al llevar un tambor de forma vertical. Además, centrifugan mejor y hay modelos que incluyen secadora.

Lamentablemente uno de sus puntos negativos es que suelen ser más caras, aunque debemos considerar que se compensa con un menor uso de agua y luz para funcionar, lo que, a la larga supone un ahorro importante, puede que sea importante a tener esto cuenta.

Lavadoras de carga superior

Por su parte, las lavadoras de carga superior representan la contraparte de las anteriores. La principal ventaja de estas es que su valor es mucho más económico y tienden a ser compactas, lo que es un gran punto a favor si vives en un departamento pequeño o necesitas ahorrar espacio, como también son más cómodas al no tener que agacharte para cargarla de ropa a lavar.

Una de sus características más llamativas es que nos permite agregar más prendas durante su ciclo de lavado, que, a diferencia de las lavadoras de carga frontal, podemos abrirla a mitad del ciclo sin el riesgo de perder el agua en el proceso. Sin embargo, consumen más agua y electricidad, aunque esto puede variar según cada modelo. Otra de sus desventajas es la dificultad a la hora instalarla, ya que no puedes obstruir su tapa superior y requieren de alguien especializado para realizarlo.

Capacidad de carga

Muy similar a lo que sucede con los refrigeradores, la capacidad de carga que tienen las lavadoras es un aspecto fundamental a la hora de elegirla. Debes tener en consideración la cantidad de gente que hay en el hogar. No es lo mismo su uso para 1 persona que para una familia numerosa

  • 1 ó 2 personas / Menos de 4 usos por semana – Lavadora de 6 kilos de carga o menos.
  • 3-4 personas / 4-5 lavados por semana – Lavadora de 7-8 kilos de carga.
  • +4 personas / 6 o más lavados semanales – Lavadora de 9 o más kilos de carga.

Por supuesto, una mayor capacidad de carga en las lavadoras puede significar un aumento considerable en el coste final del producto y tener una lavadora con más capacidad de carga de lo que necesitas no es recomendable. Aunque existen ciertos modelos que te permiten la carga de agua automática dependiendo del peso de la ropa, lo mejor es evaluar su compra a medio plazo, considerando siempre una duración de 10 años, en caso de que la familia vaya en aumento.

Eficiencia energética en las lavadoras

Después del refrigerador y el televisor, la lavadora es el electrodoméstico que más electricidad consume en los hogares. La mayor parte de su consumo se centra en el uso de la centrifugadora y secadora en caso de poseerla y al igual que el resto de electrodomésticos, están sometidas al etiquetado energético, que los clasifica en letras de la A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la que menos. Actualmente es muy difícil encontrar aparatos con un consumo menor a C, pero estas categorías coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

Programas de lavado

Gracias al avance tecnológico, las lavadoras presumen de diversos programas o ciclos especiales de lavado en función del tipo de ropa, nivel de suciedad o nivel de consumo energético.

Cada programa utiliza una temperatura y una velocidad de centrifugado diferente, pero siendo honestos la mayoría prefiere utilizar simplemente dos o tres programas predeterminados determinados por el nivel de la carga de ropa, por lo que entender bien que estos extras no supongan un costo adicional, es un punto a favor a la hora de determinar tu compra.

Pero ¿Qué programas de lavado son realmente necesarios?

  • Lavado de algodón a 30 ó 60 grados.
  • Lavado de sintéticos a 40° grados Celsius.
  • Ciclos de agua fría para las prendas delicadas de lana, ya que son prendas hechas con materias que requieren un tratamiento distinto para su conservación.

¿Lavadora y secadora, juntas o por separado?

Uno de los últimos puntos que debes considerar es la no tan común lavadora-secadora, un producto 2 en 1 que incluye lo mejor de las 2 pero muchas veces tiende a dejar otras prestaciones de lado.

Puede que, si vivas en un departamento pequeño, tengas poco tiempo para realizar actividades de aseo o estés en una región con mucha humedad como para dejar la ropa secando sola, que tu lavadora posea un a secadora es un factor muy importante a considerar, ya que el proceso del secado se realizara automáticamente. Mientras que, para alguien que vive en un lugar amplio donde poder dejar secando sus prendas o pueda disponer de mas tiempo para estas actividades, la incluso de la secadora pueda terminar un extra más caro, no solo por el valor inicial, también por el gasto energético que agrega.

Deseas buscar otros modelos al mejor precio, puedes hacerlo visitando ABCDIN.CL, HACIENDO CLICK AQUÍ