Mantener su casa a la temperatura perfecta durante todo el año no es tan sencillo como podría pensarse. Hay muchos factores que hay que tener en cuenta y cada casa requiere soluciones diferentes. Por ejemplo, si vive en un lugar donde hace mucho calor durante el verano, pero también experimenta frecuentes episodios de temperaturas bajo cero durante el invierno, puede ser difícil encontrar una solución de calefacción que le funcione.

Tanto si necesita un nuevo calefactor portátil para su oficina como una fuente de calor permanente en su casa, una estufa eléctrica es una de las mejores opciones que existen.

En esta guía, exploraremos algunas de las consideraciones más importantes a la hora de comprar una estufa eléctrica, junto con recomendaciones sobre algunas de las mejores opciones disponibles en el mercado actual. ¡Empecemos!

¿Cuáles son las ventajas de las estufas eléctricas?

Los estufas eléctricas son muy eficientes desde el punto de vista energético y cuestan menos que la mayoría de los otros tipos de sistemas de calefacción. Además, son fáciles de instalar, son portátiles y pueden utilizarse tanto en interiores como en exteriores. 

¿Qué buscar al comprar una estufa eléctrica?

El primer paso para comprar una estufa eléctrica es decidir exactamente para qué lo necesita. Esto le ayudará a reducir sus opciones y a encontrar el calefactor adecuado para sus necesidades específicas. A continuación, le presentamos algunas de las consideraciones más importantes que debe tener en cuenta a la hora de comprar una estufa eléctrica.

Mujer calentando sus pies y manos en la estufa

Ajustes de temperatura:

Algunas estufas eléctricas tienen ajustes de temperatura que le permiten controlar la salida de calor, mientras que otras simplemente se encienden y se apagan. Los calefactores con control de temperatura pueden ser más útiles si está tratando de lograr un determinado clima interior, pero algunas personas pueden encontrarlos más complicados de usar.

Controles ajustables:

Si tiene un espacio grande que necesita calefacción, busque una estufa eléctrica con controles ajustables. Algunos modelos permiten ajustar la distancia entre el calefactor y el suelo para crear una distribución uniforme del calor.

Eficiencia energética

Todas las estufas eléctricas tienen el potencial de consumir mucha energía, por lo que es importante comprar un modelo que sea eficiente energéticamente. Busque un calefactor con una alta calificación de eficiencia energética (EER) y bajos costes de funcionamiento.

Longitud del cable

Los cables más largos le permiten colocar el calefactor en una mayor variedad de posiciones, lo que le da más flexibilidad a la hora de decidir dónde colocarlo.

Tipos de estufas eléctricas

Dependiendo de sus necesidades exactas, hay una gran variedad de estufas eléctricas para elegir. Para tener una mejor idea de lo que ofrece cada tipo, puede elegir entre las siguientes opciones.

  • Estufas de convección: Estas estufas utilizan un ventilador incorporado para hacer circular el aire caliente por la habitación. Son muy eficaces para calentar un espacio grande, pero es posible que tenga que colocar el calefactor a unos metros de distancia de las cosas que quiere mantener calientes.
  • Estufas de infrarrojos: Estas estufas utilizan luz infrarroja para calentar directamente a las personas y los objetos, en lugar de calentar el aire que los rodea. Son una buena opción para utilizarlos en un espacio más pequeño, como una habitación en la que es probable que sólo haya una persona a la vez.
  • Estufas de viento: Estas estufas utilizan una corriente de aire creada por un ventilador que gira para calentar los objetos cercanos. Son ideales para calentar las manos y otras partes del cuerpo que son difíciles de calentar con un calefactor que emite calor directamente.
  • Estufas halógenas: Las estufas halógenas están diseñadas para simular la sensación de la luz solar, incluidos los rayos UV. Aunque pueden ser excelentes para la iluminación ambiental, no son una buena opción si se trata de calentar un espacio grande.

Estufas de convección

Los calefactores de convección funcionan haciendo circular aire caliente por toda la habitación. Estos calefactores son buenos para calentar habitaciones grandes y pueden colocarse a cierta distancia de los objetos que desea mantener calientes. Algunos modelos vienen con ruedas para mayor comodidad y portabilidad. Los calefactores de convección son una excelente opción para cualquiera que desee mantener el calor sin afectar a la temperatura de su hogar.

Pueden utilizarse en cualquier época del año y son especialmente útiles para los alérgicos. Algunos modelos también tienen temporizadores incorporados, lo que puede ser útil para las personas con problemas visuales o de movilidad. Los calefactores de convección suelen ser más caros que otros tipos de estufas eléctricas, pero también son más eficientes energéticamente. Esto los convierte en una buena inversión, ya que consumen menos electricidad y su funcionamiento cuesta menos dinero.

Estufas de infrarrojos

Los calefactores de infrarrojos están diseñados para calentar directamente a las personas y los objetos. Son útiles para calentar las manos cuando están frías y también pueden utilizarse para calentar zonas de la casa, como la cocina. Estos tipos de calefactores funcionan emitiendo luz infrarroja que es absorbida por los objetos con los que entra en contacto.

Pueden ser útiles para calentar un espacio pequeño, como una habitación en la que sólo haya una persona a la vez. No son tan buenos para habitaciones más grandes o para cualquiera que quiera mantener una temperatura interior constante.

Aunque los calefactores de infrarrojos no son especialmente buenos para calentar grandes superficies, tienen la ventaja de ser silenciosos y de bajo consumo. Aunque algunos modelos emiten un bajo nivel de ruido, otros son completamente silenciosos.

También son buenos para las personas alérgicas, ya que no es necesario colocarlos cerca de las personas que quieren calentarse.

Estufas de viento

Las estufas de viento están diseñadas para calentar las manos y otras partes del cuerpo que son difíciles de calentar con un calentador que emite calor directamente. Suelen ser lo suficientemente pequeños como para colocarlos sobre una mesa u otra superficie plana.

Algunos modelos están diseñados para ser utilizados con una mesa o superficie específica, mientras que otros pueden utilizarse con cualquier mesa u otra superficie. Estos calefactores suelen ser lo suficientemente pequeños como para ser portátiles y poder llevarlos con usted cuando esté fuera de casa.

Las estufas de viento no están diseñadas para calentar una habitación grande y no son especialmente eficaces para calentar los muebles. Son más útiles como elemento decorativo de la mesa que como calefactor. Además, no serán muy eficaces para calentar una habitación en un día frío a menos que sople la brisa exterior.

Estufas halógenos

Los calefactores halógenos están diseñados para simular la sensación de la luz solar, incluidos los rayos UV. Son estupendos para crear una atmósfera y pueden ser útiles en invierno si quieres engañar a tu cuerpo haciéndole creer que es verano. Estos calefactores no son especialmente eficaces para calentar una habitación grande y no son la mejor opción para los alérgicos.

Son mejores para las personas que quieren crear un ambiente acogedor, ya sea en el interior o en el exterior. Algunos modelos también vienen con un temporizador, que puede ser útil para las personas con problemas visuales o de movilidad.

Los calefactores halógenos no suelen ser muy eficientes desde el punto de vista energético, por lo que no son una buena opción para las personas que intentan reducir su consumo de electricidad. También son menos útiles como fuente de calefacción general, ya que no calientan una habitación por sí solos.

Si buscas una estufa que consuma menos, consulta este artículo, ahí encontrarás más información sobre todos los sistemas de calefacción.

¿Cuál estufa eléctrica es mejor para su hogar?

Las estufas eléctricas pueden ser una gran opción para cualquiera que quiera calentar su casa sin utilizar una chimenea de gas o de leña. Son sencillos de usar, fáciles de instalar y vienen en una amplia variedad de estilos y tamaños. Antes de comprar una estufa eléctrica, debe decidir en qué lugar de su casa quiere utilizarlo.

Algunos modelos son mejores para determinadas zonas, por lo que es importante elegir uno que se adapte a sus necesidades específicas. A continuación le ofrecemos algunos consejos para ayudarle a decidir qué calefactor eléctrico es el más adecuado para usted.

Decida qué tipo de calefactor necesita

Antes de comprar una estufa eléctrica, debe decidir qué tipo necesita. Aunque hay muchas opciones diferentes, no todas son adecuadas para todas las circunstancias. Hay muchos tipos de estufas eléctricas entre las que elegir, como los de convección, los de infrarrojos y los halógenos. Si tiene alergias, asegúrese de elegir un modelo que no emita partículas de polvo.

Decida el espacio que debe cubrir el calefactor

Otra consideración importante es el espacio que debe cubrir el calefactor. Es importante comprar un calefactor del tamaño adecuado para su casa. Si quiere calentar un espacio grande, puede necesitar un modelo potente y caro. En cambio, si quiere calentar una habitación pequeña, quizá pueda contentarse con un modelo barato y sencillo.

Si quieres saber sobre otros tipos de estufas y cuáles son mejores para tu casa, oficina o espacio, mira este artículo.