Las variadas opciones que hay en el mercado y sus funciones pueden confundirte un poco.

Cuando llega el momento de cambiar nuestra antigua cocina, siempre debemos afrontar uno de los puntos más complejos, ya que seleccionar la adecuada para tu casa es una de las decisiones importantes a la hora de reformar tu cocina.

Hoy en día el mercado nos ofrece una enorme variedad para elegir una nueva cocina, de distintos materiales y formatos totalmente adaptables al espacio donde vaya a estar. Optar por una a Gas, de Inducción o Vitrocerámica, son las tres opciones más comunes y si bien entre ellas no hay grandes diferencias, encontraremos uno que otro punto que podría ayudarte a decidir entre una u otra.

Cocina a gas

El modelo más común dentro de todos los hogares es la cocina a gas, con la cual muchos de nosotros aprendimos a dar nuestros primeros pasos en esta área y resulta ser quizás la opción menos estética que sus homólogas eléctricas, pero suele ser más efectiva para cocinar.

Algunas ventajas de las placas de gas:

  • Requiere de poco tiempo para calentar recipientes.
  • El consumo energético es bastante menor a las otras opciones.
  • Se pueden usar varios tipos de recipientes.
  • Ideal para todo tipo de cocina.

PUEDES ENCONTRAR SU PRECIO Y MÁS DETALLES HACIENDO CLICK AQUÍ

Algunos inconvenientes:

  • La limpieza de los quemadores es mucho más difícil.
  • El sistema a gas es más delicado a la hora de una emergencia
  • En algunos edificios los sistemas a gas están prohibidos.

 Placas de inducción

Esta opción es una de las más modernas y posiblemente una de las más costosas. Si bien tienen un aspecto similar a las placas vitrocerámias, se distingue tanto por la forma en que funcionan y algunas ventajas por sobre estas.

Las cocinas de inducción funcionan por medio de la generación de un campo magnético que en contacto con un recipiente metálico, hace que este se caliente, en resumen, esta cocina lo que hace es calentar solamente el recipiente y no la placa, por lo que no queda ningún tipo de calor residual.

Algunas ventajas de la Placas de inducción:

  • Tardan menos en calentar.
  • Gastan menos energía.
  • Son mucho más seguras para un entorno familiar, ya que no queda calor residual con el cual quemarse.
  • La limpieza de estos aparatos es mucho más fácil y no necesita de elementos especiales.
  • La mayoría de estos aparatos son programables.

Algunos inconvenientes:

  • Es la opción más costosa de todas.
  • Se debe utilizar un tipo recipiente u olla especial.

PUEDES ENCONTRAR SU PRECIO Y MAS DETALLES HACIENDO CLICK AQUÍ

Placas Vitrocerámicas

Este tipo de cocinas las podemos catalogar como una opción intermedia entre la de inducción y la de gas, y es la que podemos encontrar en el mercado con más frecuencia, con precios variados y apta para todo tipo espacios.

Este sistema trabaja con la generación de calor por medio de unas resistencias eléctricas situadas bajo el cristal. Estas resistencias calientan el cristal y este transmite su calor al recipiente que colocamos encima.

La diferencia más notoria con su contraparte anterior, es que sí queda calor residual en el cristal, por lo que, incluso una vez apagado el sistema, podemos seguir usándolo hasta que el calor se disipe, además si derramamos cualquier liquido sobre la superficie, puede freírse, lo que dificulta su limpieza

Algunas ventajas de la Placas Vitrocerámicas:

  • Más baratas que las cocinas de inducción.
  • Su limpieza es fácil si la mantenemos constantemente.
  • Se pueden usar muchos tipos de ollas y recipientes.
  • Una vez apagado, podemos seguir usando su calor para diversos propósitos.

Algunos inconvenientes:

  • Tardan más en calentarse y enfriarse
  • Usa más electricidad que sus contrapartes.
  • Debemos usar productos especiales para evitar rallar la superficie.

PUEDES ENCONTRAR SU PRECIO Y MÁS DETALLES HACIENDO CLICK AQUÍ

Posiblemente, a la hora de elegir alguna opción, cada persona es un universo distinto, pero deberías poder elegir en base al presupuesto que manejas o el diseño que desees para tu cocina, el uso que le darás a esta, el tipo de ollas o sartenes que necesites cambiar e incluso el consumo energético son características que deberás tener en cuenta para tomar esta decisión.